ya no sé qué pensar ~

Mi único deseo, tanto tiempo atras pedido a una estrella, olvidado en el viento, y recordado hace poco, viene a posarse en mi, la realidad.

Amarlo es la sensación más liberadora que jamás haya existido.

Compartir un suspiro con él, solo por saber que respira el mismo aire que yo, con la sutil delicadeza que el sueño le permite es perfecto. Tratar de describir los detalles que lo forman, tan solo para poder recordarlo en voz alta, me resulta imposible... no existen palabras para describirlo, ni a él, ni lo que me hace sentir, ni lo que realmente es, comparte y quiere ser.

Y yo, mientras tanto, solo sonrio. Mientras que él sea feliz, yo sonrío; si me hace sonreir, yo soy feliz; y si somos repetitivos, tan solo porque la necesidad nos lo pide, entonces, soy más feliz. Si me equivoco, y me doy cuenta que no estoy siendo feliz, no sólo que nunca estoy sola, sino que sus abrazos son aún más fuertes. Y duermo con mas paz. Me libera poder equivocarme, si lo tengo a mi lado, y él confía en mí.

Jamás en la vida pude imaginar algo mejor que ésto, la simpleza, la tranquilidad, y todo el quilombo (masooomeno ♪ )

Entonces me descubro hundida en pensamientos, acostada en su cama, pensando que nunca en la vida me había sentido asi... y ahi, cuando empiezo a alejarme de la realidad, una mano me acaricia por la espalda, lo veo, le clavo la mirada, esa mirada dulce que me regala él... sonrio. No sé qué más hacer. Cierro los ojos, y disfruto de todo lo que es.


Porque esto es... esto.

Simple. Complicado. Y simple otra vez. Te amo

3 entes comentaron aqui:

Diego González dijo...

¡Me encantó! :)

Pequeña Hechicera dijo...

muchas gracias, Diego.

ELI dijo...

Me encanta tu blog
te felicito Erika por todo lo que escribís es muy bueno!!!
un placer leerte
adelante!!!
un saludo afectuoso
Elida